AUMENTO DE MENTÓN

La belleza de un rostro depende en gran medida de la armonía que exista entre las facciones. Pequeñas modificaciones en una de ellas pueden cambiar toda la percepción que se tiene de un rostro. Una facción de la cual no se habla mucho es el mentón. Sin embargo, este juega un papel fundamental en las proporciones de la cara y junto a la estructura de la mandíbula y la nariz, es el centro de la armonía facial. Por ejemplo, su tamaño y forma está muy relacionado con el tamaño de la nariz. De esta manera, un mentón pequeño o poco desarrollado puede hacer que una nariz grande sea percibida como aún más grande de lo que es y viceversa. Es por ello que existe la cirugía de aumento de mentón cuya meta es restaurar la armonía del rostro. Esta cirugía consiste en un refinamiento del contorno óseo del área del mentón con ayuda de un implante. Así se puede aumentar su tamaño y hacerlo más prominente.

 

Generalmente, es una cirugía ambulatoria que puede ser realizada bajo anestesia general o local con sedación. El cirujano realiza una pequeña incisión bien sea en el mentón o dentro de la boca, hace espacio para el implante de mentón y lo coloca en contacto directo con el hueso. El procedimiento se demora una hora por sí sola pero en caso de realizarse junto a otros, la duración aumenta.

 

La mayoría de los pacientes deben mantener reposo por aproximadamente 7 días, tras el cual pueden regresar a la mayoría de sus actividades regulares. Cualquier molestia puede ser tratada con analgésicos y compresas frías. Durante la recuperación es necesario dormir boca arriba y con la cabeza elevada durante 1 a 2 semanas para controlar la inflamación y proteger las heridas. Igualmente, en algunos casos es necesario mantener una dieta líquida durante los primeros dos días. Los resultados definitivos de la cirugía se empiezan a apreciar al mes y son completamente definitivos a los tres meses, cuanto toda la inflamación ha desaparecido.

HACER UNA CITA

¡Gracias por tu mensaje!