REDUCCIÓN DE SENOS

Los senos más grandes no son en todos los casos hermosos, ya que el tamaño no es el único factor del cual depende la estética de un escote. La forma y la proporción de los senos juegan un papel fundamental en la percepción visual de los mismos. Es aquí donde las técnicas quirúrgicas de reducción de senos pueden favorecer a mujeres con senos muy grandes, quienes además presenten asimetría o caída de los mismos. Igualmente, esta cirugía puede ser una elección para mujeres quienes debido a sus grandes senos padezcan síntomas físicos como dolor de espalda, cuello u hombros o incomodidad durante el ejercicio. De esta manera, esta cirugía puede tener un fin tanto cosmético como funcional, ya que puede ser considerada por una mujer que quiera reducir el tamaño de sus senos para alcanzar una silueta más balanceada y atractiva, o por el contrario por una mujer con senos muy grandes quien haya pasado años padeciendo de dolor de espalda crónico.

 

El cirujano plástico puede utilizar una de varias técnicas quirúrgicas para llevar acabo la reducción de senos, de acuerdo a las necesidades de la paciente. Existe la reducción de senos vertical, la cual se puede realizar en pacientes que necesiten una reducción moderada. Consiste en dos incisiones: una alrededor de la areola y otra vertical desde el borde inferior de la areola hasta el pliegue inframamario. Con esta técnica se puede remover grasa, piel, tejido glandular, modificar la forma del seno y levantarlo. La última técnica es la de la T invertida, y esta requiere tres incisiones: una alrededor de la areola, otra desde la areola hasta el pliegue inframamario y la última a lo largo del pliegue inframamario. Esta técnica permite el mayor grado de reducción de tejido, por lo cual se puede utilizar cuando la paciente necesita una reducción significativa o hay que corregir una asimetría o caída considerable.

HACER UNA CITA

¡Gracias por tu mensaje!